fbpx

Inteligencia artificial y el trabajo del radiólogo.

El primero de septiembre tuvo lugar el 21 de septiembre CBR Studio, un programa que tiene como objetivo discutir temas importantes para la comunidad radiológica. La transmisión en vivo permite la participación de pares a través de Lugar de trabajo. El primer tema que se debatió fue la inteligencia artificial: un tema muy actual que ha generado cierta ansiedad a los radiólogos sobre el futuro de la especialidad.

El Dr. Manoel Rocha, presidente del Colegio Brasileño de Radiología e Imagen Diagnóstica (CBR), y el Dr. Rogério Caldana, director de la entidad, recibieron a los radiólogos colegas Dr. Thiago Júlio y al Dr. Marcelo Felix, quienes, además de Radiología , están dedicados al área de tecnología de la información.

Hubo varios problemas sobre la inteligencia artificial, comenzando con su significado actual: una imitación de un aspecto de la inteligencia humana capaz de comprender y resolver una situación dada. Se puede clasificar como débil cuando resuelve un problema específico y, por otro lado, se traduce como fuerte, cuando los algoritmos y las máquinas pueden, además de resolver un problema específico, interactuar con un nuevo desafío. Cada vez más, el objetivo es una aproximación de la inteligencia humana, donde uno intenta imitar la capa neurocortical del cerebro. Esto ha evolucionado porque tenemos cada vez más datos para la potencia de la computadora, porque hoy somos digitales. Además, la potencia informática se ha incrementado a través de tarjetas de video, procesando más y más imágenes.

Hoy en día, ya usamos mucha inteligencia artificial, pero mucho antes de hablar sobre su función, interpretar imágenes, debemos analizar sus impactos iniciales: el primero es llevar a la discusión cuáles son sus implicaciones, especialmente en relación con el trabajo médico. Sin duda tendrá un impacto en las instituciones educativas y de investigación, ya que los grupos académicos de radiología están ansiosos por investigar sobre el tema. Del mismo modo, habrá impactos en la industria, como la producción de PACS, y software en busca de una mayor eficiencia y productividad.

El radiólogo, conocido en otras áreas de la medicina como incorporador de nuevas tecnologías, ha sido visto como la primera víctima de este tipo de inteligencia. Esto debe ser desmitificado ya que otros especialistas médicos ya están perdiendo ciertas funciones, como aquellas especialidades que ya funcionan con protocolos de tratamiento a través de software.

En primer lugar, debemos exigir a esta inteligencia el apoyo para la decisión de diagnóstico, porque actualmente tenemos más instrumentos disponibles para aumentar el número de datos de diagnóstico, incluso en otras áreas, como información sobre pruebas patológicas y de laboratorio en el registro médico. Las rutinas de trabajo también se pueden optimizar a través de lista de trabajo, ayuda en la facturación y mayor control del brillo.

La preocupación por la capacidad de interpretar imágenes, reemplazando el trabajo del radiólogo, debe ser desmitificada, porque hacer un diagnóstico médico es extremadamente grave. Ante esto, el Administración de Alimentos y Drogas, una agencia federal del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, advierte a las industrias que si desean ingresar al campo del diagnóstico radiológico, deben hacerlo a través de un estudio de Clase III con una gran base de datos, que requiere una enorme complejidad e inversión, por lo que aún no se han atrevido a arriesgarlo.

La inteligencia artificial en radiología cotidiana utilizará la automatización, encontrando el hallazgo radiológico rápidamente, adjuntando artículos científicos y al mismo tiempo haciendo analogías con dos o más casos similares a nuestra base de datos. Por lo tanto, el diagnóstico médico se realizará de manera más rápida y correcta, mejorando la efectividad de nuestro trabajo.

También es importante recordar que no hay forma de imputar responsabilidad a la máquina. La firma del informe siempre será nuestra. De todos modos, el futuro cambia, pero en nuestra área, específicamente, la interpretación de la imagen no está resuelta y será muy difícil de resolver.

Quienes dicen que nuestro trabajo está destinado a terminar es porque no entienden la complejidad del razonamiento radiológico. Quizás, con inteligencia artificial, el radiólogo se trasladará a un área de atención más noble, traducido por la humanización, la bienvenida y la atención al paciente. La tecnología, que de alguna manera motivó el desprendimiento de nuestro paciente, traerá nuestro acercamiento a través de la inteligencia artificial.

El mundo está cambiando, estamos evolucionando y tenemos que prepararnos. El radiólogo tendrá que reinventarse. En este contexto, se destaca el papel de CBR, de modo que, a través de la información, el radiólogo colega puede tener una visión crítica de los nuevos productos de inteligencia artificial lanzados por la industria. El radiólogo del futuro, que sabe trabajar con inteligencia artificial, utilizándolo como una herramienta preciosa, seguramente se consolidará en el mercado laboral.

DRA ROBLE CIBERNÉTICO
Director de Defensa Profesional de CBR

Etiquetas: , , , , , , ,

Escrito por

Thiago Braga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol