2022-07-15 10:01:19 - 16

Primer Sello de Calidad CBR cumple 30 años

La certificación en Mamografía fue pionera, allanando el camino para otras subespecialidades. Conoce un poco de la historia, personajes, retos y logros de esta victoriosa trayectoria 

selo mamografia cbr

Por Marcelo Balbino

El primer Sello de Calidad CBR, en Mamografía, tiene una historia. Capítulos y más capítulos que se fueron construyendo y que siguen activos, en constante renovación y mejora. Fue en base a ello, y al esfuerzo conjunto y pionero, que se diseñaron nuevos cuidados y protocolos para el diagnóstico del cáncer de mama en el país, iniciativa que también se implementó en otras subespecialidades.

Su creación se considera muy relevante en el escenario de la salud, ya que tiene en cuenta una nueva forma de pensar y actuar, basada en criterios de calidad y reglas orientadas a la mejora constante. Un camino que se ha fortalecido y que actualmente señala la permanente preocupación y evolución de los servicios de diagnóstico en el segmento, con el objetivo de salvar miles de vidas al año.

selo mamografia cbr radiologia diagnóstico por imagem
Shutterstock

el comienzo de todo

A principios de la década de 1990, el CBR, entonces presidido por el Dr. Hilton Augusto Koch, formuló una propuesta junto con la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEN). El objetivo fue sugerir un levantamiento de los Servicios de Mamografía instalados en Brasil y mapear la capacidad de estos instrumentos para suplir aspectos cualitativos y cuantitativos necesarios para un programa con la red pública de salud.

En su momento, se determinó que todos aquellos que aceptaron participar en la proyección (poner en pantalla), deben cumplir con los criterios establecidos por CBR y CNEN, sobre calidad de imagen y dosis de radiación. En esto   De manera voluntaria, los primeros participantes se presentaron al Programa de Certificación de Calidad de Servicios de Mamografía, creado recientemente, con derecho a Certificado de Calificación y Sello de Calidad para los que aprobaron. 

A partir de este momento, la Dra. Norma Médicis, de Albuquerque Maranhão (PE), recuerda que la primera reunión del grupo tuvo lugar en la sede de la CBR en Brasilia (DF), durante un evento. Para ella, - que acompañó el nacimiento del Programa de Calidad, del cual también fue Coordinadora por mucho tiempo y hoy sigue siendo parte de la Comisión Técnica, - es necesario estar siempre presente. “Tenemos que abrazar las técnicas, estar al tanto de los procesos en una lucha diaria, pero es algo que para mí es gratificante”.

También miembro del mismo equipo inicial, el Dr. José Michel Kalaf, actualmente consultor del RCC Radiología Clínica de Campinas (SP), formó parte de las comisiones de calidad de la CBR durante muchos años. “Fue un trabajo muy fructífero, realizado con dedicación, junto a distinguidos y competentes colegas. Entre los mayores desafíos destaco obtener datos a nivel nacional sobre el panorama de la Radiología Mamaria en relación a la variedad de equipos y exámenes mamográficos realizados”, evalúa. Para él, las principales victorias del programa son la mejora de la atención al paciente; el mejor control de calidad; comunicación estandarizada y también avances en investigación.

actualizar para crecer

Uno de los grandes méritos del primer Programa de Certificación de Calidad en Mamografía en Brasil se describe como su capacidad de acompañar de cerca su tiempo, contexto, problemas y situaciones vividas. Solo profundizando en la realidad del segmento fue posible determinar circunstancias, dificultades y así discutir e implementar mejoras, fortaleciendo el papel del radiólogo, las condiciones de su trabajo, además de los procedimientos y la estandarización en el uso de los equipos.

De esta forma, la implementación de un programa de calidad mejoró los diversos problemas encontrados, tales como altas dosis de radiación por falta de control sobre la calibración de las máquinas; estandarización de la presentación de imágenes, posicionamiento del paciente durante los exámenes, entre muchos otros puntos verificados.

Además de la estandarización de los exámenes y tanto avance en procedimientos que pueden salvar vidas, la preocupación por la calidad también promovió un avance en los sistemas de aprendizaje, conducta profesional y uso de equipos. En este sentido, la Dra. Kalaf destaca que la Certificación de Calidad CBR contribuyó a la profesionalización y crecimiento de la subespecialidad en el país. “El programa brindó mejores condiciones para la divulgación de la especialidad, con énfasis en la calidad y el diagnóstico precoz. Además, promovió el mantenimiento y ampliación de las condiciones de enseñanza y la perfecta integración con las modernas técnicas disponibles”.

La maduración y progresión de la subespecialidad también fue una preocupación del CBR, como vocero de la difusión del conocimiento técnico de calidad, como impulsor de la educación y fortalecimiento del sector. “Cuando nació el programa no había un curso específico, no había nada. Es una educación continua, siempre estimulada por nuestro comité. Es un trabajo ininterrumpido y vital, con reuniones virtuales y presenciales periódicamente”, dice el Dr. Estándar.

Algunos pasos de la trayectoria de crecimiento

En enero de 1992, el Boletín CBR, en ese momento impreso en blanco y negro y llamado Informativo CBR, ya informado: Certificado de calificación será aprobado en abril. La noticia decía que la CBR pretendía instituir un Certificado de Habilitación otorgado a los servicios que presentan ciertos requisitos. Posteriormente, el anuncio se hizo el 24 de abril de 1992, durante una reunión del Comité de Mastología. En la oportunidad, luego de debates, se ratificaron los criterios definitivos para otorgar el Certificado de Habilitación en Mamografía.

En marzo de 1992, con el programa recién nacido, el mismo vehículo de comunicación anunció: El Programa de Cualificación ya cuenta con más de 200 servicios registrados. El alentador informe también contó con comentarios del Dr. Dakir Lourenço Duarte, del Comité Ejecutivo, sobre la importancia del programa y sus primeras repercusiones.

En julio del mismo año, el CBR Informativo menciona que la demanda del Programa de Certificación de Calidad estaba superando las expectativas, con al menos 80 servicios ya solicitando los materiales necesarios para participar en los procesos de certificación.

En febrero de 1993, el CBR presentó un relevamiento de los establecimientos de mamografía en el país, que sumaba alrededor de 400 equipos. De este total, casi 50% ya se encontraban en el Programa de Mantenimiento y Calidad. En la misma edición, se anunció una alianza entre la CBR y la Cooperación de la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEW) con el objetivo de agilizar los procesos relacionados con la dosimetría de equipos.

La noticia de portada del CBR Newsletter de junio de 1993 no dejaba dudas sobre la preocupación por la calidad y la adherencia al programa, con el siguiente título: Control de Calidad en Mamografía: más de 500 servicios involucrados en el programa CBR.

El informe menciona el apoyo brindado por el Ministerio de Salud al programa, así como por la Comisión Nacional de Energía Nuclear. Al mismo tiempo, el CBR enfatizó la necesidad de completar los datos correctos y completos en los formularios de participación de los servicios interesados.

En esa trayectoria, en febrero de 1997 (Boletín CBR número 108, página 16), se publicaron los resultados de la evaluación de equipos y accesorios para exámenes de mamografía en el Programa de Control de Calidad en Mamografía. Según el informe, de las 305 mamografías inscritas en el programa en ese momento, 186 (61%) fueron aprobadas, entre los diversos criterios establecidos.

Pocos años después, más de 600 servicios de diagnóstico del país fueron movilizados en los procesos de calidad de CBR, según informe publicado en junio de 1999. Avanzando, luego de muchas reuniones, nuevas alianzas y actualizaciones, el nuevo Sello de Calidad fue noticia en junio. 2002. Ya en 2006, la portada del Boletín CBR indicaba un sello personalizado para cada una de las cuatro Comisiones de Calidad: Mamografía; Ultrasonografía; Tomografía Computarizada y Resonancia Magnética.     

El 20 de abril de 2006, la CBR firmó un Convenio de Cooperación Técnica con el Instituto Nacional del Cáncer (INCA). El objetivo fue adecuar los servicios de radiología y diagnóstico por imágenes ofrecidos en mamografías realizadas por el Sistema Único de Salud (SUS). Como parámetro se utilizarían los criterios establecidos por la CBR. Luego de la evaluación y entrevista, el proveedor del servicio recibiría un certificado válido por tres años y permiso para usar el Sello de Calidad en Mamografía. 

Concienciación, cambio de cultura y mucho por hacer

Para comprender mejor el contexto y la importancia del Programa de calidad de mamografía CBR, hablamos con el Dr. Norma Maranhão (PE). Presente desde el inicio del trabajo, en 1992, habló de su experiencia en el tema y destacó armas y desafíos encontrados en la prevención del cáncer de mama. 

¿La comisión realiza trabajos prácticos y burocráticos?

Dr. Norma Marañón: Nos reunimos para verificar la calidad de los exámenes prácticos, médicos, dosis de radiación, calidad de los diagnósticos médicos y certificado, además de opiniones para la creación de protocolos. Hoy internet nos facilita y nos dificulta, alineándonos con la literatura. Por ejemplo: salió la noticia de que las mamografías provocan cáncer de tiroides. Investigamos la literatura y descubrimos que no tiene nada que ver con esto, por lo que debemos desmitificar esta noticia. Allí preparamos documentos y protocolos para enviar a los órganos competentes. Así que también tenemos cuestiones burocráticas que evaluar.

¿Cómo se renueva el sello y cuál es su importancia para el paciente?

El Sello de Calidad tiene una duración de tres años y luego de ese período nos reunimos para evaluar nuevas imágenes, nuevas pruebas para mantener el servicio dentro de los procesos de calidad y luego extenderlo por otros tres años. Si tiene algún problema, solicitamos ajustes hasta que el servicio alcance los estándares de calidad. Los convenios también piden la admisión del sello y de eso nos encargamos nosotros. Para el paciente es importante tener estos estándares de calidad, con las dosis correctas de radiación, procedimientos estandarizados.

¿La mayoría de las mujeres saben que el diagnóstico temprano puede ser el comienzo de una batalla victoriosa contra el cáncer de mama?

Dr. Norma: Por lo general, se dice que el paciente tiene la posibilidad de curarse del cáncer de mama. Una lesión no identificada puede representar una oportunidad perdida de salvar una vida. Por otro lado, la detección de una lesión realmente temprana ofrece una gran posibilidad de curación clínica, con el tratamiento adecuado.

¿Son insuficientes las campañas? ¿Qué tipo de orientación se debe transmitir a la población femenina?

Dr. Norma: Sí son insuficientes. Necesitamos crear conciencia en la comunidad a través de campañas de prevención del cáncer de mama más frecuentes, además de educar a las mujeres para que puedan hacerse su propio examen de mama mensual, visitar a su médico anualmente y también hacerse su mamografía anual después de los 40 años. También me gustaría señalar que en cuanto al Programa de Control de Calidad en Mamografía, más importante que obtener el Sello de Calidad es la conciencia del especialista de la necesidad de ofrecer a su paciente un diagnóstico seguro en todo momento.

¿Qué se descubrió con este trabajo, después de evaluaciones realizadas en clínicas y hospitales de todo Brasil?

Dr. Norma: Resultó que aún queda mucho por hacer, incluso en términos de cambiar la cultura. Durante muchos siglos se ha dicho que “la clínica es soberana”. Este paradigma fue en parte superado con el advenimiento de la radiología, particularmente cuando se trata de caracterizar las lesiones mamarias subclínicas. Aquí la imagen es primordial y por lo tanto la responsabilidad de los radiólogos que trabajan en esta área es muy grande. Destacamos también la importancia de la enseñanza de la Radiología Mamaria, que viene ocupando un lugar destacado en la programación de congresos y seminarios que se realizan en el país, garantizando siempre una amplia asistencia de especialistas en el área. Asimismo, los cursos de educación continua en radiología mamaria han tenido una demanda creciente.  

Sello de Calidad CBR: la garantía de estándares rigurosos

Actualmente, más de 200 clientes activos están cubiertos por el Programa Sello de Calidad CBR. La pionera nació en 1992, en la subespecialidad de Mamografía y se expandió a las áreas de Ultrasonido, Tomografía Computarizada y Resonancia Magnética.

Como resultado, cada uno de ellos trae el objetivo de promover más calidad y seguridad para los pacientes en todos los exámenes realizados. El sello representa una garantía de estándares rigurosos, indicando que la clínica u hospital ha sido sometida a evaluación CBR, garantizando así la calidad técnica de las imágenes e informes de prueba. Por lo tanto, el beneficio del sello se extiende a médicos, operadores de salud y, principalmente, a pacientes.

Actualmente, el proceso de evaluación para la obtención del Sello de Calidad CBR se realiza de forma sencilla y automatizada. Los pasos de certificación se realizan de manera autónoma en una plataforma digital y pueden acceder quienes deseen ser evaluados.

El programa tiene cobertura nacional y evalúa la calidad del método que utiliza la clínica u hospital. Es un proceso voluntario, confidencial e imparcial, y se puede adaptar a cualquier tamaño o tamaño de servicio de diagnóstico por imágenes.

Para cada una de las áreas que componen el Programa Sello de Calidad CBR, existen comités integrados por varios radiólogos especializados. Los grupos funcionan de manera autónoma e incluyente, sin características punitivas y están integrados por miembros representativos con amplia experiencia en el respectivo método.

En el año en que CBR celebra 30 años de su primer Programa de Calidad, siga a continuación las palabras del actual Coordinador de la Comisión Nacional de Mamografía.

Comisión Nacional de Mamografía: ¡30 años de lucha y dedicación!

Por Linei Urban, coordinador de la Comisión Nacional de Mamografía de CBR

Fomentar una cultura de la calidad es fundamental en todos los sectores, especialmente en el sanitario y el radiológico. Esta preocupación se introdujo en Brasil en la década de 1990, cuando se implementaron varios modelos de gestión de la calidad. Fue en este contexto que el Colegio Brasileño de Radiología, como verdadero precursor y pionero en la gestión de calidad, implementó el primer Programa de Certificación de Calidad en Mamografía en Brasil, en 1992. Siempre debemos recordar y elogiar el trabajo de los visionarios de este proyecto. , como la Dra. Hilton Koch, presidente de la CBR en ese momento, el Dr. Dakir Duarte, como primer coordinador, así como los primeros integrantes que formaron parte de la comisión: Norma Maranhão, Radiá dos Santos, José Michel Kalaf, Carolina de Azevedo, Elvira Marques, Maria Inez Gadelha y João Emílio Peixoto. Su trabajo y esfuerzo iniciaron el camino que da frutos aún hoy, ¡30 años después!

Este proyecto evolucionó de acuerdo con los problemas detectados y, como resultado, se observaron mejoras en los exámenes de mamografía en Brasil. En la primera fase del programa, los principales motivos de fracaso fueron las altas dosis de radiación que utilizaban los dispositivos que no siempre estaban calibrados, así como el posicionamiento de los exámenes, que no permitía una adecuada visualización de la mama. Se realizaron cursos de capacitación para técnicos y se reforzó la importancia de calibrar los equipos de mamografía. Después de esta fase, se observó que la calidad clínica de las imágenes enviadas no siempre cumplía con los estándares necesarios para la detección temprana, relacionado con varios problemas, incluida la compresión inadecuada de los senos o el uso de películas o impresoras no específicas. Se realizó un nuevo abordaje y se observó una mejora en este sentido. Actualmente, lo que más llama la atención son los problemas relacionados con la calidad de la interpretación y los informes de las pruebas. Por ello, se está llevando a cabo una nueva etapa con cursos de formación para médicos intérpretes. Así es como la Comisión Nacional de Mamografía contribuye a mejorar la detección del cáncer de mama y, en consecuencia, a mejorar la supervivencia y la calidad de vida de las mujeres en Brasil.

Es importante recordar que el trabajo de la Comisión Nacional de Mamografía nunca se limitó al Programa de Certificación de Calidad Mamográfica. También actuó en diversas áreas, emitiendo opiniones y lineamientos sobre temas de importancia para la radiología mamaria, como el uso de protectores tiroideos y otros blindajes para el cuerpo durante la mamografía o sobre los tipos de monitores adecuados para la interpretación de mamografías, entre otros. Participó en varias publicaciones de impacto, como la traducción de las ediciones del Atlas BI-RADS o las directrices para el Tamizaje del Cáncer de Mama en Brasil, junto a la Sociedad Brasileña de Mastología y la Federación Brasileña de Ginecología y Obstetricia, con la primera publicación en 2012, la segunda en 2017 y la tercera ahora, en 2022.

Son varios los retos para los próximos años de la Comisión Nacional de Mamografía. Entre ellos, ampliar el número de clínicas que participan en el Programa de Certificación de Calidad en Mamografía y, en consecuencia, el acceso de las mujeres a un tamizaje de calidad. Mejorar la conciencia de las mujeres sobre la importancia de la detección temprana del cáncer de mama. Mejorar el acceso de todos a información de calidad con respaldo científico, combatiendo los llamados noticias falsas. Contribuir a los programas de salud pública para llevar los beneficios reales de la detección temprana a la población. ¡Esta es nuestra lucha! ¡Y por los próximos 30 años!

* Artículo publicado en número 398 de Boletín CBR, en abril de 2022

Lea también: ECR 2022 rendirá homenaje a Manoel de Souza Rocha, expresidente de CBR

es_ESEspañol